freir con aceite de orujo de oliva

La fritura es una técnica de cocina milenaria de gran tradición en la dieta mediterránea. ¿Cómo conseguir una buena fritura? El aceite es el elemento más importante y el Aceite de Orujo de Oliva se posiciona como una de las mejores opciones para sacar el máximo partido por su calidad, durabilidad y sabor. Pero vayamos por partes. Desde unas croquetas a un pescadito frito, en este post repasamos cuáles son las claves para rozar la perfección en tus frituras.

¿Qué es la fritura?

Freír es cocinar un alimento sumergido en un aceite a temperatura elevada. En esta definición, tan sencilla y compleja a la vez, intervienen distintos elementos. Durante el proceso, no solo influye el aceite que se utiliza, debemos tener en cuenta también la temperatura del fuego, al igual que la presencia de oxígeno en el aire. El aceite funciona como transmisor de calor, además de ocupar el espacio de las partículas de agua que se evaporan en el proceso y se incorpora al alimento. Es fundamental tener un control de estos elementos para evitar que el alimento absorba un exceso de aceite.

¿Es el aceite de orujo de oliva el mejor para freír?

Hemos dicho que el aceite es la base de la fritura por lo que elegir uno u otro tipo de aceite condicionará inevitablemente el resultado. El Aceite de Orujo de Oliva es una de las opciones más completas del mercado porque reúne calidad, sabor, durabilidad y estabilidad, sin olvidar que proporciona una interesante rentabilidad, lo que también se traduce en un ahorro para el bolsillo. Repasemos sus principales ventajas en fritura:

  • Calidad: El Aceite de Orujo de Oliva procede del olivar, la mejor garantía de calidad. Se clasifica entre las llamadas “grasas buenas” o monoinsaturadas por lo que es ideal para una dieta equilibrada. Hasta un 80% de su composición es ácido oleico y tiene un 2% de componentes bioactivos de potencial saludable.
  • Rentabilidad: El Aceite de Orujo de Oliva es una elección más rentable ya que resiste un gran número de frituras. Los últimos estudios realizados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) confirman su durabilidad, ya que resiste más del doble de frituras que el aceite de girasol.
  • Estabilidad: Presenta una alta resistencia a la oxidación y a las altas temperaturas, con uno punto de humo de entre 230-240ºC, uno de los más altos. La temperatura idónea para freír está en torno a los 180ºC, por lo que el riesgo de estropear el aceite es mucho menor.
  • Sabor: El Aceite de Orujo de Oliva tienes características organolépticas neutras, se caracteriza, por tanto, por un sabor suave que mantiene intacto el gusto de los alimentos y que le hace muy versátil.
  • Textura: Con una buena técnica de fritura, ayuda a conseguir la textura perfecta,
    con un acabado crujiente en el exterior y un interior esponjoso.

¿Cómo se hace una fritura con aceite de orujo de oliva?

Ya tenemos elegido el aceite: Aceite de Orujo de Oliva. El siguiente paso es preparar los alimentos que vamos a cocinar: croquetas, pescado, patatas, tempura de verduras… Una vez lista la materia prima, hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales en los fogones. En primer lugar, la temperatura del aceite, que debe estar aproximadamente a 180º. En segundo lugar, sumergir por completo los alimentos en el aceite caliente para que toda la superficie quede cubierta. Terminado el tiempo de cocción, retiramos, quitamos el exceso de aceite, añadimos sal y emplatamos. Además, lo ideal es consumir los alimentos fritos antes de que se enfríen. ¿Sabías que la mayor parte de aceite que se absorbe en los alimentos cocinados se ocasiona en el proceso de enfriamiento? Si se consumen inmediatamente, se conservan todas las propiedades del aceite.

¿Existe la fritura perfecta?

Dicen que la perfección no existe, pero si usamos Aceite de Orujo de Oliva y seguimos los consejos adecuados, podremos acercarnos mucho al placer gastronómico de una fritura perfecta. Aquí te ofrecemos los pasos a seguir antes, durante y después de la fritura.

Antes de la fritura

aceite de orujo de oliva para freir
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • La temperatura ideal del aceite a la hora de freír debe rondar los 180º, mientras que los alimentos deben estar a temperatura ambiente.
  • Hay que esperar a que el aceite esté bien caliente antes de freír el alimento, además de acortar el tiempo de fritura ya que cuanto más tiempo se tarde en cocinar el alimento, más grasa va a absorber.
  • Se recomienda no mezclar tipos de aceite en una misma fritura.
  • Nunca se debe rebasar el punto de humo del aceite. Con el exceso de temperatura, el aceite se estropea, humea y forma burbujas que le aportan una textura viscosa.
  • La cantidad de aceite en la sartén o freidora debe ser contundente, de modo que los alimentos queden bien sumergidos y con espacio entre sí.
  • Lo más recomendable para las frituras domésticas y las que se realizan en restauración es realizarlas en una freidora, eléctrica o de gas, ya que esta se mantendrá a una temperatura constante y con suficiente cantidad de aceite como para que el alimento quede totalmente sumergido.

Durante la fritura

fritura con aceite de orujo de oliva

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Para lograr una fritura crujiente, sin exceso de grasa, es recomendable cortar los alimentos en piezas grandes o medianas, así, a la hora de freírlas se forma una costra alrededor de la superficie que impide la absorción en el interior.
  • Si el alimento contiene agua, hay que utilizar menos aceite. Además, también absorbe menos grasa.
  • Hay que preparar los alimentos que se van a cocinar, ya sea pelándolos, lavándolos, etc. Cortándolos, ya sea en tiras, rodajas o dados; o bien preparando la masa con la que vamos a cubrirlos (pan rallado, harina, huevo batido, pasta, etc.).
  • Con la técnica adecuada, al freír un alimento con Aceite de Orujo de Oliva se forma una película que cubre el producto y evita que una gran cantidad de grasa lo traspase. Por tanto, el alimento se encapsula y el agua que contiene se convierte en vapor, ayudando así a que se cocine más rápido. Así se obtienen frituras menos calóricas y más saludables.
  • Cuando la temperatura del aceite es menor a 180ºC, provoca que los alimentos pierdan el agua por evaporación y absorban más grasa. Además, la humedad descompone los triglicéridos, aumenta la acidez del aceite, pudiendo aparecer aromas desagradables y humo.

Después de la fritura

  • Añadir la sal después de la fritura. Si lo hacemos antes aportará humedad al alimento y al aceite.
  • Una vez fritos, hay que colocar los alimentos en una fuente cubierta con papel absorbente, para eliminar el exceso de aceite.
  • Para disfrutar de una buena fritura, hay que consumir los alimentos de inmediato, asegurándonos así de no perder ninguna de sus propiedades.
  • Si no vamos a utilizar más la freidora, debemos filtrar el aceite para eliminar los restos de alimentos que puedan quedar y guardarlo en un recipiente alejado de la luz y tapado para evitar su oxidación
  • Es aconsejable mantener el fuego encendido tras la fritura un par de minutos, de modo que favorezca la evaporación del agua que pueda contener el aceite.
  • Para evitar la oxidación del Aceite de Orujo de Oliva y conseguir una buena conservación de su botella, es aconsejable mantenerla alejada de la luz y el calor. Si el contenido se solidifica por el frío, no hay que preocuparse, ya que no se pierden sus propiedades al volver al estado líquido.
  • Finalmente, es aconsejable no dejar que el aceite se enfríe y hacer todas las frituras seguidas, además de limitar la cantidad de alimentos que se cocinan a la vez. Y, desde luego, mantener los recipientes de cocina en perfectas condiciones.

Consejos útiles y sencillos que esperemos te ayuden a conseguir la experiencia en cocina de una fritura perfecta (o casi). Puedes encontrar más información en la Guía para el uso de Aceite de Orujo de Oliva en cocina.

 

Escribir comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *