¿Qué es el aceite de orujo de oliva?

Un aceite muy especial nacido del olivar

El aceite de orujo de oliva pertenece a la familia del olivar y es el segundo mejor aceite vegetal, por detrás del aceite de oliva en cualquiera de sus variedades. Es rico en ácido oleico, contiene antioxidantes y otros compuestos bioactivos con potenciales propiedades beneficiosas para la salud.

Su calidad lo hace idóneo para utilizarlo en un mayor número de frituras que el resto de aceites sin alterar las propiedades de los alimentos, lo que lo convierte en un producto más que rentable para la hostelería y la industria alimentaria ya que garantiza unos fritos dorados, crujientes, ligeros y sabrosos.

Orujo-oliva-composición

¿Cómo se obtiene el Aceite de Orujo de Oliva?

Aceite de orujo de oliva

El aceite de orujo de oliva se obtiene a través de un proceso sostenible de extracción del alpeorujo (agua, piel, hueso y restos de aceite que resulta de la molturación de la aceituna) y del refinado del aceite de orujo crudo que resulta de esta extracción. Este proceso finaliza cuando el aceite de orujo refinado se encabeza o mezcla con una pequeña proporción de aceite de oliva virgen extra o aceite de oliva virgen.

Así se consigue un aceite con un contenido de hasta el 85% de ácidos grasos monoinsaturados, principalmente ácido oleico (C18:1.). Hasta un 2% del aceite (fracción insaponificable) está formado por un conjunto de compuestos con propiedades bioactivas.

El resultado es siempre un aceite con unos beneficios y cualidades que lo hacen el mejor aceite para la fritura.

Descubre esto y mucho más en lafrituraperfecta.com

Valor medioambiental del Aceite de Orujo de Oliva

Valorización y sostenibilidad

Detrás del Aceite de Orujo de Oliva hay mucho más que un producto alimentario único. Durante su producción, el sector orujero realiza una gran labor medioambiental, ejemplo de economía circular y residuo cero. Si de la aceituna, el 20% es aceite de oliva, el 80% restante es alpeorujo u orujo graso húmedo. Este tiene una vida útil gracias al sector orujero que lo transforma en distintos productos de valor haciendo sostenible toda la actividad olivarera.

El adecuado tratamiento del orujo graso húmedo o alpeorujo permite que la mayor parte, un 60%, se evapore en forma de agua. El resto da lugar a valiosas aplicaciones alimentarias, energéticas, medioambientales y sanitarias.

Aplicaciones alimentarias: en torno a un 2% es el aceite de orujo crudo que dará lugar al Aceite de Orujo de Oliva.

Aplicaciones energéticas: aproximadamente, un 38% del orujo graso húmedo se convierte en biomasa, principalmente en forma de orujillo y hueso de aceituna, usada como fuente de energía tanto para el autoconsumo como para su comercialización. La industria orujera ha implantado el uso de energías renovables como la generación de biomasa del olivar o la cogeneración con gas natural.

Aplicaciones medioambientales: fertilizantes químicos y compost para el abonado de suelos y cultivos.

Aplicaciones sanitarias: grasas y pastas de refinería utilizadas en la alimentación animal y la industria cosmética y compuestos farmacéuticos y cosméticos, como los fenoles o el hidroxitirosol.