aceite de orujo de oliva botella

Los consumidores cada vez son más exigentes. Y la tradicional fórmula de buena calidad a bajo precio está viéndose complementada con otros factores que determinan la compra de producto. El respaldo medioambiental, la durabilidad o la versatilidad son elementos que los usuarios tienen muy en cuenta y que podemos encontrar en el Aceite de Orujo de Oliva.

Un producto que hace sostenible toda la cadena del olivar

En el estante de los aceites, el Aceite de Orujo de Oliva viene a completar la gama de los aceites del olivar. A los tradicionales virgen extra, virgen y oliva, se suma en cuarta posición esta categoría que se diferencia de sus “hermanos mayores” en el proceso de obtención.

El Aceite de Orujo de Oliva es un ejemplo de aprovechamiento alimentario ya que se extrae del 80 % de la aceituna que no se aprovecha en la elaboración de los aceites de oliva. Después se refina y se encabeza con un porcentaje de aceites de oliva vírgenes. Y es precisamente este modo de obtención el que le confiere algunas de sus propiedades diferenciales y explica varias de sus ventajas.

En comparativa con otros aceites

Frente a los aceites de semillas, el Aceite de Orujo de Oliva se clasifica entre las grasas monoinsaturadas. Es muy rico en ácido oleico, ya que representa hasta el 80% de su composición y tiene un 2% de componentes bioactivos, como ácidos y alcoholes triterpénicos, es­cualeno, tocoferoles, esteroles, alco­holes grasos y compuestos fenólicos.

De esta manera, se trata una elección equilibrada dentro de la amplia variedad de opciones de aceites vegetales que se encuentran en los estantes de aceites.

“Los consumidores no usan el mismo aceite para todo, reservan unas variedades para utilizar en crudo, mientras que se decantan por otras para cocinar. El Aceite de Orujo de Oliva reúne todas las propiedades para convertirse en el aceite de cabecera ya que puede usarse en frituras, guisos, salsas o postres, aunque si hay que descantarse por un uso en concreto ese sería la fritura” asegura José Luis Maestro Sánchez-Cano, presidente de ORIVA.

Un aceite del olivar, especial para fritura

El Aceite de Orujo de Oliva presenta distintos usos culinarios, destacando especialmente en fritura. La fritura es uno de los preparados que mayor cantidad de producto necesitan y el Aceite de Orujo de Oliva proporciona calidad y rentabilidad. Calidad, en cuanto a su composición nutricional; y rentabilidad, porque además de tener un precio más accesible, es muy duradero.

Según los estudios de fritura realizados por ORIVA en colaboración con el Consejo de Investigaciones Científicas (CSIC) se puede utilizar sin deteriorarse hasta más del doble de veces que los aceites de semillas más habituales.

Una cualidad que redunda en un significativo ahorro para el bolsillo, sin renunciar a la calidad.  Otra ventaja es la suavidad de su sabor, ya que no interfiere en el gusto original de los alimentos. Por eso también da buenos resultados como ingrediente en salsas y postres.

En definitiva, afortunadamente cada vez son más los lineales que acercan este producto al consumidor para dar respuesta a unas demandas claras. Alcampo, Carrefour, Día, Eroski o Makro son algunas de las grandes cadenas que apuestan por esta variedad que también aumenta su presencia en cadenas locales de distribución.

Y desde ORIVA estamos deseando incorporar tu supermercado a la respuesta “¿Dónde puedo comprar Aceite de Orujo de Oliva?” que nos hacen cada semana muchos consumidores por redes sociales.

Ofrece las alternativas que demandan tus clientes y pregunta a tu distribuidor habitual por Aceite de Orujo de Oliva.

 

Escribir comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *