croquetas de arroz y queso

¡Una ración de croquetas! Hay pocos platos tan irresistibles como las croquetas y es una preparación que suele encantar a todo el mundo. Como entrante o aperitivo es un clásico de nuestra cocina. Para una cena de diario o para una reunión con familiares o amigos, una ración de croquetas siempre es garantía de éxito.

Desde las tradicionales croquetas con jamón hasta esta receta de arroz y queso de cabra, el relleno nos permite múltiples creaciones. Podemos innovar con los rellenos, escogiendo los ingredientes al gusto, pero también podemos poner en práctica la cocina de aprovechamiento con sobras de cocido, carne asada, jamón, pollo, etc.

¿Con qué aceite freír las croquetas?

Está claro que las croquetas nos abren un mundo de posibilidades, pero lo que se mantiene inalterable es su técnica de preparación: la fritura. Por eso, el Aceite de Orujo de Oliva es un gran aliado para preparar unas croquetas. Un aceite que aúna calidad y rentabilidad. Especialmente recomendado para fritura por su durabilidad ya que puede usarse más del doble de veces que otros aceites de fritura. Y también por su sabor suave, que no enmascara el sabor original de los alimentos, sino que los realza.  Elegir Aceite de Orujo de Oliva nos ayudará a conseguir una textura esponjosa en el interior y una cobertura crujiente en el exterior. Con una buena técnica de fritura, será el truco para lograr la perfección de estas croquetas rellenas de arroz y queso de cabra.

La ciencia de las croquetas

Croquetas de arroz rellenas con queso, una auténtica delicia

Ya hemos aclarado el aceite ideal para frituras, de modo que nos ponemos manos a la obra con esta receta de croquetas de arroz rellenas de queso de cabra:

Ingredientes que vamos a necesitar:

  • 200 gramos de arroz blanco
  • 1 huevo
  • 60 gramos de queso de cabra
  • 50 g de harina de trigo
  • Pan rallado
  • Huevo para rebozar
  • Aceite de Orujo de Oliva para la fritura

Receta paso a paso:

  1. En primer lugar, cocemos 200 gramos de arroz durante 20 minutos. Una vez esté cocido, lo dejamos enfriar.
  2. A continuación, batimos el huevo y rallamos muy bien el queso. Después lo juntamos incorporando también el arroz cocido. Mezclamos bien y volcamos en una bandeja para que se enfríe y se convierta en una masa que podamos manejar.
  3. Una vez que tenemos la masa bien mezclada y fría, cogemos porciones similares y vamos presionando y dando forma con las manos consiguiendo bolas del mismo tamaño.
  4. Ha llegado el momento de empezar con la cobertura. Para ello, preparamos tres platos: un recipiente con harina, otro con el huevo batido y un tercero con el pan rallado. Pasamos cada bola en primer lugar por la harina, después por el huevo y, por último, por el pan rallado. Reservamos en una bandeja.
  5. En una sartén, ponemos a calentar el Aceite de Orujo de Oliva hasta que alcance la temperatura de 180 grados.
  6. Una vez caliente, freímos por tandas nuestras croquetas. Es importante que el aceite alcance la temperatura adecuada. Si está demasiado caliente, corremos el riesgo de que las croquetas se quemen por fuera y queden crudas por dentro. Si está a una temperatura más baja, absorberán mayor cantidad de grasa. Además, es necesario que las croquetas queden totalmente sumergidas y con la suficiente separación entre ellas. Es preferible realizar varias tandas de fritura que apiñar muchas piezas de una sola vez.
  7. Ya en la sartén, vamos observando el punto de cocción y cuando estén doradas, retiramos las croquetas y las colocamos encima de una bandeja con papel absorbente para retirar el posible exceso de grasa.
  8. Emplatamos y servimos para consumir preferiblemente en el mismo momento.

Estas croquetas de arroz y queso sorprenden por dentro, gracias a un relleno cremoso que se derrite en la boca, con la fusión ideal entre el sabor intenso del queso de cabra y la suavidad del arroz. También sorprenden por fuera, por la cobertura dorada y crujiente de una buena fritura realizada con Aceite de Orujo de Oliva.

¿Con qué podemos acompañar? Una ensalada de temporada es un acompañamiento perfecto para las croquetas. Puedes optar bien por algunos brotes y escarola o bien por una ensalada clásica de tomate y lechuga. Otra sugerencia, bastante habitual, es servir con unas patatas fritas o unas patatas paja. Ya solo queda la mejor parte: ¡disfrutar de una rica ración de croquetas!

Escribir comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.