natillas tradicionales

Sabemos que te encantan las natillas. Este postre es uno de los dulces más conocidos de nuestra gastronomía. En casi todos los restaurantes hay un hueco para las natillas en la carta, y en nuestro estómago también siempre hay un lugar reservado para un dulce broche a la comida.

El origen exacto de esta receta se desconoce, sin embargo, se piensa que las natillas nacieron en los conventos europeos. Lo que sí sabemos es unas natillas caseras son una excelente opción para disfrutar de un postre fácil y rico. Además de ser una receta muy sencilla, es también versátil para experimentar al gusto (con canela, sin canela, más dulce, menos dulce, con galleta o sin ella, natillas de chocolate…).

¿Por qué usar Aceite Orujo de Oliva para tus natillas?

En la cocina, el Aceite de orujo de oliva es muy conocido en fritura por su estabilidad, durabilidad y resistencia a las altas temperaturas. Pero también es ideal para postres. Estos preparados necesitan un aceite de sabor neutro que no enmascare el gusto original de las materias primas. Y ese aceite es el Aceite de Orujo de Oliva. Compruébalo en estas natillas caseras.

Además, el AOO pertenece a la familia del olivar, lo que explica que sea rico en ácido oleico, que representa hasta un 80% del total. Tiene también un 2% de compuestos bioactivos, con propiedades antinflamatorias y antioxidantes.

Ingredientes para unas natillas caseras tradicionales

  • 2 cucharadas de Aceite de Orujo de Oliva
  • 3 yemas de huevo
  • 25 gramos de almidón de maíz
  • 500 ml de leche entera
  • 3 cucharadas de azúcar blanco
  • 1 corteza de limón
  • Canela en rama

Receta de natillas paso a paso

Esta receta de natillas tan solo te llevará media hora, ¡adelante!

  1. Para comenzar con la elaboración de nuestra receta de natillas, vamos a poner en un bol las tres yemas de huevo y los 25 gramos de almidón. Y lo mezclamos bien hasta obtener una masa uniforme.
  2. A continuación, vamos a incorporar a esta masa las dos cucharadas de Aceite de Orujo de Oliva con las que conseguiremos aumentar la cremosidad de nuestro postre sin aportar sabor. Mezclamos bien con ayuda de unas varillas metálicas y reservamos.
  3. En un cazo ponemos los 500 ml de leche entera (es importante esto ya que si usas leche desnatada será más complejo conseguir cremosidad), las tres cucharas de azúcar blanco, la corteza de limón y la canela en rama. Dejamos en el fuego hasta que comience a hervir. Cuando la mezcla hierva, retiramos y colamos todo.
  4. Ahora es momento de mezclar ambas masas. Vertemos poco a poco la leche sobre las yemas de huevo, removiendo constantemente con unas varillas.
  5. Volvemos a poner todo al fuego. Pero esta vez un fuego suave para conseguir que espesen nuestras natillas.
  6. Por último, colocamos el contenido en copas o vasitos, como más nos guste, y dejamos que enfríen por completo.

¡Llegó la hora de decorar nuestras natillas! Te proponemos añadir un poco de canela o una galleta para que sean irresistibles

Si te interesan los postres tradicionales de la abuela, prueba la leche frita o las gachas dulces.

Vídeo de cómo hacer natillas caseras

Si prefieres ver la receta para seguir cada paso, te hemos preparado este vídeo para facilitarte la tarea. ¡Manos a la obra y a disfrutar de esta delicia de plato!

Escribir comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.