emparedados fritos

Unos emparedados o sándwiches son una preparación muy práctica y socorrida para aperitivos, fiestas o meriendas. El pan combina prácticamente con cualquier relleno, pero en esta receta nos decantamos por todo un clásico entre las rebanadas: el jamón y el queso.

Con esta receta fácil y sencilla, le damos una vuelta a estos tradicionales emparedados para hacerlos más apetecibles. En formato mini y cocinados en fritura, se pueden degustar al momento y en caliente; pero también en frío, por lo que pueden ser una opción para disfrutar fuera de casa.

Emparedados fritos, un acierto seguro en las fiestas

Los emparedados fritos son sabrosos y crujientes, motivo por el cual resultan una opción ideal para las fiestas. ¡Nuestra versión mini los convierte en el tentempié perfecto!

Si hablamos de fritura, hablamos de Aceite de Orujo de Oliva, nuestra opción para cocinar estos miniemparedados fritos. A la temperatura adecuada (180º) y con una buena técnica, nos ayudará a conseguir el mejor resultado ya que favorece la encapsulación de los alimentos, obteniendo así frituras más saludables y menos calóricas. Además, destaca por su durabilidad permitiendo más del doble de frituras que otros aceites. Algo muy ventajoso en una técnica como la fritura en la que se usa abundante cantidad de producto. Rentabilidad, por tanto, pero sin renunciar a la calidad, ya que el Aceite de Orujo de Oliva procede del olivar, lo que explica que esté compuesto por ácidos grasos monoinsaturados, principalmente ácido oleico.

Con el Aceite de Orujo de Oliva preparado, tomamos nota del resto de ingredientes para preparar estos miniemparedados fritos.

 

Para estos emparedados rebozados y fritos, vamos a necesitar 7 ingredientes

Los ingredientes de esta receta de emparedados suelen estar disponibles en el hogar, por lo que preparar emparedados puede ser una decisión rápida. Con tan solo estos 7 ingredientes, podrás ponerte manos a la obra:

  • 8 rebanadas de pan de molde
  • 4 lonchas de jamón
  • 4 lonchas de queso que funda
  • Leche
  • Huevo batido
  • Pan rallado
  • Aceite de Orujo de Oliva

 

Pasos para conseguir unos deliciosos emparedados de jamón y queso 

  • Empezamos preparando las rebanadas de pan de molde. Es un tema de gustos, pero si los preferimos, con ayuda de un cuchillo podemos retirar los bordes y dejar solo la miga del pan.
  • Para preparar los sándwiches, colocaremos una rebanada de pan, añadiremos el queso que tiene que fundirse intentando que no sobresalga por los bordes del pan.

⇒ Es importante utilizar quesos que fundan bien como el gouda, el emmental, el havarti o el gruyere

  • Añadimos después el jamón y tapamos con la otra rebanada de pan. En este paso podemos completar el relleno al gusto, incorporando otros ingredientes que nos apetezca añadir y que podamos freír.
  • Una vez tenemos los sándwiches rellenos, los cortamos en cuatro, obteniendo así los mini-sándwiches.

⇒ Para el resto de la receta, procedemos como si estuviéramos cubriendo unas croquetas.

  • A continuación, preparamos tres recipientes:
    • en el primero añadimos la leche,
    • en otro el huevo
    • en el tercero, el pan rallado.
  • Una vez lo tengamos listo, pasamos el sándwich por la leche, asegurándonos de que el pan quede bien mojado.
  • Después, pasamos los bordes por el huevo batido. De esta manera, evitamos que, a la hora de cocinarlo, se salga el queso fundido.
  • Por último, rebozamos bien con el pan rallado.
  • En una sartén calentamos una cantidad abundante de Aceite de Orujo de Oliva. Cuando el aceite esté bien caliente (180º), freímos nuestros emparedados por ambos lados hasta que estos queden dorados.

⇒ Para lograr el mejor resultado, los emparedados tienen que quedar bien sumergidos y con espacio suficiente entre ellos, para lo que haremos las tandas necesarias.

  • Los sacamos de la sartén y los dejamos reposar sobre papel absorbente para que este recoja el exceso de aceite.
  • Emplatamos y ¡listo para disfrutar!

Estos mini-emparedados son una propuesta muy práctica. Podemos prepararlos como entrante, para la merienda o para llevarlos de tentempié a la oficina, al colegio, de excursión... Más allá de la clásica combinación de jamón y queso, podemos optar por sándwiches surtidos variando el relleno a nuestro gusto. Sólo necesitamos dos rebanadas de pan entre las cuales podemos colocar cualquier tipo de ingrediente que podamos freír. En este formato mini, presentados de forma triangular o rectangular, apenas un par de bocados bastan para disfrutarlos.

Podemos servir acompañados de patatas fritas, encurtidos o con un poco de ensalada, pero en general los mini-emparedados fritos tienen presencia por si solos. ¡A disfrutar!

Receta en vídeo, ¡Prueba la versión de la chef!

Con la fritura en Aceite de Orujo de Oliva damos una vuelta al “rey de los emparedados”: el sándwich de jamón y queso. En este vídeo podrás aprender a cocinar emparedados fritos en tan solo 1 minuto, ¡no te lo pierdas!

Escribir comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *